Un lugar único, para una celebración especial

Celebrar el sacramento del matrimonio para iniciar la vida en común es la decisión adecuada para los novios cristianos.

Una decisión trascendental que cambiará vuestra vida para siempre y que no se puede tomar a la ligera, ni por costumbre social ni por simple ilusión... sino bien fundamentada desde los principios católicos.

«Grábame con sello en tu corazón, como sello en tu brazo, porque fuerte como la muerte es el amor, implacable como el abismo es la pasión; su ardor son llamas de fuego, son llamas divinas.
Ni las aguas caudalosas conseguirán apagar el fuego del amor, ni las tormentas lo pueden sumergir.
» / Ct 8,6-8.

«Dice la Biblia: Tobías y su esposa oraron así: Señor, Tú creaste a Adán e hiciste a Eva, su mujer, y de ellos dos nació el género humano. ¡Ten misericordia de ella y de mí, y concédenos llegar juntos a la vejez!» / Tobías cfr 8,6.

El Santuario del Perpetuo Socorro está situado en el centro histórico y monumental de la ciudad, en la popular calle San Jerónimo, muy próxima al célebre monasterio de su mismo nombre. Su riqueza artística y belleza hacen de él que sea un lugar maravilloso y único para los enlaces matrimoniales a los pies de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

Celebración de Bodas | Santuario del Perpetuo Socorro | Granada

Si estáis pensando uniros en matrimonio bajo la maternal mirada de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, no dudéis en poneros en contacto con nosotros a través del teléfono 958 201 717 y/o enviando email a la dirección de correo electrónico info@santuarioperpetuosocorro.com.
Os ayudaremos a reflexionar y discernir bien vuestra decisión.

Celebrar el sacramento del matrimonio para iniciar la vida en común es la decisión adecuada para los novios cristianos.

Una decisión trascendental que cambiará vuestra vida para siempre y que no se puede tomar a la ligera, ni por costumbre social ni por simple ilusión... sino bien fundamentada desde los principios católicos.

«Grábame con sello en tu corazón, como sello en tu brazo, porque fuerte como la muerte es el amor, implacable como el abismo es la pasión; su ardor son llamas de fuego, son llamas divinas." data-share-imageurl="">