La misión, nuestro carisma

Historia del Santuario

Desde su origen, este edificio ha estado dedicado fundamentalmente a la actividad evangelizadora de las Misiones.
En 1671, la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri (Filipenses) comienza a desarrollar su labor pastoral, dedicados a la juventud y la predicación de misiones, y edificaron un templo nuevo dedicado a la Virgen de los Dolores bajo la dirección de Melchor de Aguirre (+1695), maestro mayor de la Catedral.

La desamortización de Mendizábal de 1836 cerró el convento y expulsó a los Filipenses, momento en el que Iglesia y convento sufren abandono y son utilizados posteriormente como almacén de materiales y escuela de Bellas Artes.

El 4 de julio de 1912 recuperaba su antigua función con la llegada de los Misioneros Redentoristas, que reforman la Iglesia y edifican el convento. Desde este momento, los Misioneros Redentoristas, fundados por SAN ALFONSO en 1732, han venido dedicándose a la pastoral misionera y juvenil desde el Santuario.

Actualmente, el Santuario acoge a una amplia comunidad cristiana que vive su fe desde la escucha de la Palabra de Dios junto a Santa María del Perpetuo Socorro. Ella reúne a niños, jóvenes y adultos bajo su mirada protectora y maternal.

Historia | Santuario del Perpetuo Socorro | Granada

Ficha artística

La pobre fachada, antiguamente coronada por dos torres, demolidas en el siglo XIX, esconde al visitante la belleza interior.

La construcción es de estilo renacentista con ornamentación barroca. El templo es de cantería, decorado en el interior con grandes pilastras corintias que sostienen el cornisamiento y las bóvedas de crucería. A cada lado de las bóvedas se abren tres capillas y, encima de éstas, tribunas, que se repiten en el crucero. La nave central está rematada por una bóveda de crucería y, en el crucero, por la cúpula.

Todos los retablos son obra de Francisco Romero, en pino rojo. El mayor está dedicado a SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO, que preside el Santuario desde el Camarín. Es un icono pintado por Encarnación González sobre plancha de cobre. Cuatro ángeles del escultor Eduardo Espinosa Cuadros lo rodean. Sobre el rico sagrario se alza la imagen del Señor Crucificado, realizado por José Navas Parejo, gran artista granadino del primer tercio del siglo XX, de gran realismo y expresividad.

Historia | Santuario del Perpetuo Socorro | Granada

Los retablos laterales están dedicados a San Alfonso, obispo y fundador de los Misioneros Redentoristas (obra de E. Espinosa Cuadros), y al Corazón Eucarístico de Jesús (obra de los talleres de J. Navas Parejo).

En el coro se encuentra el órgano romántico (1918) construido por el Maestro Pedro Ghys.

Las vidrieras, que representan la historia del Perpetuo Socorro y Santos Redentoristas, fueron realizadas en la prestigiosa Casa Maumejean de Madrid, en 1928.

En uno de los laterales destaca el sepulcro del P. FRANCISCO BARRECHEGUREN (1881-1957), esposo y padre de familia, sacerdote y misionero redentorista, en proceso de Canonización, junto con su hija CONCHITA BARRECHEGUREN.

El paso de la Virgen, cuyo autor es de nuevo J. Navas Parejo (1925), se asemeja a una gran custodia que porta el Icono, realizado por Encarnación González. Esta artista, conocida en Granada como “la pintora de la Virgen”, dedicó casi exclusivamente su obra al Perpetuo Socorro. Sus reproducciones llenan la geografía española y latinoamericana. Su discípula Mari Cruz Fernández Bataller continuó su obra.

Sale en procesión todos los años, sobre los hombros de su Cuerpo de Costaleros, durante la Novena que se celebra del 19 al 27 de junio, día de su fiesta litúrgica.

La imagen fue coronada canónicamente por el Arzobispo de Granada, Cardenal Casanova, en 1927.

Con este motivo, el Rey Alfonso XIII aceptó la Presidencia de Honor y el título de Hermano Mayor de la Pontificia Archicofradía del Perpetuo Socorro de Granada.

En una capilla lateral se ha colocado recientemente un EXPOSITOR explicativo del Icono de la Virgen del Perpetuo Socorro con un vídeo que narra la historia del mismo.

El Icono del Perpetuo Socorro

El Icono de Santa María del Perpetuo Socorro es una de las advocaciones de la Virgen más universales y queridas. La imagen original, procedente de Creta, se venera en la Iglesia de San Alfonso de Roma de los Misioneros Redentoristas desde 1866.

Es la Patrona de las Misiones Redentoristas, Médicos, Sanidad Militar, Agentes de Seguros, Servicios de Urgencia (SAMUR) y Empleados de Hacienda.

Los Misioneros han extendido su devoción por todo el mundo, sobre todo con sus misiones en pueblos y ciudades.

La cruz de la Misión y el Icono del Perpetuo Socorro en las paredes o capillas de muchas iglesias dan fe de esta presencia y paso de los misioneros.

Representa a la Madre de Dios con su Hijo Jesucristo, el Redentor, en los brazos. El Señor observa los instrumentos de la Pasión, que le muestran los ángeles Miguel y Gabriel y busca el Perpetuo Socorro de su Madre, agarrándose con fuerza a su mano.

María, al mismo tiempo que acoge a su Hijo, centra su mirada en quien la mira, mostrándole que Jesús, el Niño que sostiene en sus brazos, es “el Camino, la Verdad y la Vida”. Es y será siempre tu Perpetuo Socorro.

Historia | Santuario del Perpetuo Socorro | Granada

Desde su origen, este edificio ha estado dedicado fundamentalmente a la actividad evangelizadora de las Misiones.
En 1671, la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri (Filipenses) comienza a desarrollar su labor pastoral, dedicados a la juventud y la predicación de misiones, y edificaron un templo nuevo dedicado a la Virgen de los Dolores bajo la dirección de Melchor de Aguirre (+1695), maestro mayor de la Catedral." data-share-imageurl="">