16

May / 18

Dos nuevos retratos de Francisco y Conchita Barrecheguren

Presentación de dos nuevos retratos de Francisco y Conchita Barrecheguren
Fueron presentados el pasado día 13 de mayo de 2018

El pasado día 13 de mayo se celebraban noventa y un años de la santa muerte de la Sierva de Dios Conchita Barrecheguren y por ello, como cada día 13, se celebró la Eucaristía en su recuerdo en el Santuario de Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro de Granada. Tras la misma, tuvo lugar la presentación de dos nuevos cuadros de Francisco y Conchita Barrecheguren, obras del pintor granadino y profesor de bellas artes D. Luis Ruiz Rodríguez. Durante el acto, el propio autor, hizo un recorrido por la evolución desde la idea original hasta la culminación de la obra, pasando por cada una de las fases con detalle y esmero.

Los dos cuadros son pinturas al óleo sobre lienzo y, aunque no tienen la misma medida, se han compuesto como un díptico, manteniendo unidad de estilo, concepto, colorido.

Presentación de dos nuevos cuadros de Francisco y Conchita Barrecheguren | Santuario de Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro | Granada

Presentación de dos nuevos cuadros de Francisco y Conchita Barrecheguren | Santuario de Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro | Granada

Los personajes representados, Francisco y Conchita, se identifican por sus fisonomías y por los elementos iconográficos de la Eucaristía -en el caso del P. Barrecheguren, en su condición tardía, de sacerdote- y con la imagen del Niño Jesús, que Conchita acoge en su regazo.

Ambos se relacionan con las imágenes de San Alfonso en el primero y con la Virgen del Perpetuo Socorro en Conchita, que figuran como fondo en los respectivos retratos, aportándoles una importante referencia y una visión dulce, luminosa y trascendente.

La figura de Conchita Barrecheguren se recorta sobre un paisaje de atardecer, que representa la Granada que acogió sus días en la Tierra, vista desde su Carmen en la Antequeruela, desde donde subió al Cielo el 13 de mayo de 1927.

Los dos retratos reciben la luz desde la claridad que aportan las sendas vidrieras representadas y que son las que se encuentran en el Santuario granadino del Perpetuo Socorro.

En dicho Santuario vivieron la fe ambos siervos de Dios y el P. Francisco desempeñó el ministerio sacerdotal.